Director de contenidos

Su presencia es fundamental cuando un sitio web quiere potenciar los contenidos que tiene colgados en la red, para adecuarlos a las necesidades de los usuarios y, cuando sea posible, sacarles un rendimiento comercial. Es un cargo directivo que asume mucha responsabilidad y que, principalmente, se preocupa de las siguientes tareas:

 

  • Definir los contenidos: Cuáles se deben incluir, con qué periodicidad y cómo se deben estructurar. Es lo que llaman la línea editorial. Esto también incluye el control de calidad y la búsqueda de información que dé ‘peso’ a la página.
  • Comprar y vender ‘paquetes’ de contenidos: Aunque quizá ellos no realicen propiamente las negociaciones, sí que deciden sobre la posibilidad de compartir contenidos con otras empresas (partners), adquirir algún servicio que mejore la oferta del site o vender algún producto a la competencia.
  • Analizar los flujos de información de la red: En otras palabras, ser un verdadero experto de todas las informaciones y novedades que se mueven en Internet y que pueden mejorar la calidad del portal, para estos efectos debe conocer adquirir la habilidad y el conocimiento de la Curación de Contenidos, es esencial en este profesional.
  • Incorporar nuevos servicios: Siempre está atento a las tendencias de la red para incorporar nueva tecnología y soportes.
    Esta figura, que correspondería a un subdirector de una publicación tradicional, gestiona un equipo humano más o menos amplio para que funcione como una ‘factoría de contenidos’ eficiente, capaz de producir contenidos atractivos para el usuario desde las múltiples plataformas de acceso a Internet: web, SMS, WAP, TV o PDA.
    Dependiendo de la importancia de la empresa en qué trabaje, el director de contenidos controlará un solo site o un conjunto de portales verticales. En este caso, sus funciones van más encaminadas a coordinar las estrategias de los diferentes sitios web que de vigilar el día a día del portal matriz.

    ¿Qué formación necesitan?

    No hay ningún tipo de formación reglada que enseñe a ser director de contenidos. Sería una mezcla de periodista, gestor y documentalista con amplios conocimientos de la red. Como en tantos otros campos de Internet, se aprende caminando y tropezando.

    Sí que es importante tener una serie de conocimientos:

  • Gestión de equipos: Trabaja codo con codo con un grupo de periodistas que están a su cargo, pero también debe relacionarse con los departamentos de marketing, contabilidad, informática y diseño para desarrollar estrategias.
  • Ser periodista: O no serlo, pero tener una gran sensibilidad al tratar la información. Hay que separar la valiosa de la irrelevante, y a eso sólo se aprende gracias a unos conocimientos muy especializados.
  • Nociones de diseño y usabilidad: No son absolutamente necesarias, pero sí útiles para conocer las posibilidades de la red. Sería ilógico, por ejemplo, que un director de contenidos quisiera que su web tuviera una completa colección de vídeos sin tener en cuenta antes las posibilidades de descarga de sus usuarios.Finalmente, un activo imprescindible para estos profesionales es la experiencia. Aunque su perfil es el de una persona joven, de unos 30-35 años, se podría establecer como media un mínimo de 5 años de exitosa carrera profesional antes de llegar a un puesto de tanta responsabilidad.

 

¿Qué cualidades deben reunir?

Este profesional ocupa un cargo directivo de gran responsabilidad, en el que se combinan la toma de decisiones importantes con una intensa labor de trabajo en equipo. Gestionar un grupo humano requiere una serie de habilidades:

 

  • Dotes de Liderazgo.
  • Capacidad de organización.
  • Perfil integrador, que inspire confianza.
  • Innovador e imaginativo.
  • Empatía y capacidad de comunicaciónCierto espíritu comercial tampoco está de más, aunque no se necesita una formación específica en la materia.

    ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    En un contexto en el que cada vez se demanda más y mejor información, el director de contenidos será una figura clave en el crecimiento de la red. Y no sólo en portales generalistas, sino en webs de empresas privadas que publican la información que generan.

    Aunque las ‘e-empresas’ han sufrido una crisis esperada este último año, posiblemente estamos asistiendo a uno de los mejores momentos en cuanto a demanda de información y, en un futuro próximo, de periodistas. El motivo principal es que la red está pasando de un modelo basado en la galería de imágenes a otro en el que se prioriza la calidad de información.

    Actualmente, la demanda de estos expertos supera con creces la oferta. Es por ello que están muy cotizados en el mercado: su sueldo oscila entre los 42.000 y los 72.000 euros al año, aunque puede superar de largo esta cifra.

La curación de contenidos es el arte de buscar y seleccionar contenidos de calidad y relevantes de Internet para distribuirlos de manera analítica y modificada.

Extracto sobre Curación de Contenidos

Internet. Selva electrónica. Más de 1000 millones de páginas webs. 3.300 millones de usuarios en Internet deseosos de información. Estos datos nos dicen mucho pero también tan poco. Es el ruido informativo. Es la imposibilidad de encontrar, de un primer vistazo, la información más veraz en una red contaminada, repleta de fuentes, de historias, muchas ciertas pero otras tantas falsas.

Este Universo de la red no para de crecer, y mientras que el Universo que tenemos ahí arriba no tiene nada que lo regule, en Internet contamos con el curador de contenidos: un nuevo profesional de la comunicación que te hace llegar la información más relevante de toda la red para que la disfrutes sentado en tu sillón favorito mientras degustas un café.

Atento a estas cifras. Esto es lo que sucede en un día normal en Internet:

  • Se publican 2 millones de post en blogs y páginas webs.
  • Se suben 250 millones de fotos nuevas a Facebook.
  • Se consumen 864.000 horas de vídeo en Youtube.
  • Se lanzan 140 millones de tweets.

Es necesaria una regulación. Se necesita un remedio para esta enfermedad de la información. El médico es el curador de contenidos. Su función hacer curación de contenidos. Y sí, se trata de una nueva profesión que dirige las agendas informativas de la red.

Herramienta de curación de contenidos

Scoop.it: es una primicia, un contenido que marca por sí sólo, se trata de compartir, pero también de disfrutar de lo relevante. La otra cuna de los curadores de contenido porque aquí tienes también a los más relevantes. Síguelos por sector o por etiqueta y cuida la comunidad que crees a tu alrededor.