POSICIONAMIENTO SEO EN GOOGLE: GOOGLEAR Y PREDECIR

Por Estela Aganchul

Posicionamiento SEO en Google ? ¿Es nuevo este concepto? Han pasado algunos siglos desde que los monjes copistas pasaran en limpio, clasificacaran y ordenaran el “saber” acumulado, la posterior llegada de la imprenta con la búsqueda de un “saber” merecedor de ser inmortalizado en papel, las bibliotecas y su trabajo enfocado en buscar cuáles de esos libros impresos tenían la “calidad” para reposar en sus estantes, hasta la obsesión de dos estudiantes de la universidad de Stanford, Larry Page y Sergey Brin, que intentaban bajar el contenido de TODA la red para ordenarlo en listas de acuerdo a su importancia.

Buscar el saber

Lo cierto es que en cada etapa la tecnología llega con su “lista”, sus “jerarquías” y, en consecuencia, con su propia teoría del posicionamiento.

Los monjes copiaban lo que sus superiores consideraban importante para la humanidad, Guttenberg se debatía en qué había que imprimir, su criterio era práctico, pensaba en algo que la gente quisiera leer y, a la vez, cumplir una función “social”. Eligió imprimir la Biblia.

Contenido impreso: el posicionamiento del saber

Las imprentas primero y las casas editoras después decidieron qué era el ‘saber’ más importante. Implícitamente también decidieron qué debería quedar fuera de la ‘inmortalización’. Algunas apostaron al posicionamiento de lo desconocido y, a veces, quedaron excluidos de la lista de los más leídos o vendidos. Otras averiguaron qué leía por lo general la gente común y editaron folletines o libros de fácil lectura. Quedaron en las listas con un excelente posicionamiento: nacieron así los best sellers.

Las bibliotecas se llenaron de libros que necesitaban ser clasificados y ordenados por temas, palabras clave, autores, contenido y ubicación, todo esto vaciado en pequeñas fichas catalográficas. Las bibliotecas y los bibliotecarios decidieron cuál sería el posicionamiento de los libros según las épocas, los gobiernos y las ideologías imperantes. Algunos eran de fácil acceso pues estaban en las primeras fichas, otros eran muy difíciles o imposibles de ubicar.

De la Biblioteca de Babel a los nodos y algoritmos

Jorge Luis Borges, en “La Biblioteca de Babel” narra: “El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales (…) A cada uno de los muros de cada hexágono corresponden cinco anaqueles; cada anaquel encierra treinta y dos libros de formato uniforme (…) Un bibliotecario de genio observó que todos los libros, por diversos que sean, constan de elementos iguales: el espacio, el punto, la coma, las veintidós letras del alfabeto”.

Cambiemos el nombre de ‘galerías hexagonales’ por el de nodos, cambiemos ‘elementos iguales’ por algoritmos y tal vez podemos acercarnos a la imagen actual de la red.

Posicionamiento SEO en Google

A  Larry Page y Sergey Brin los movía algo nada discutible: hacer accesible todo el saber del mundo, esta vez para todos, rápido y sin censura. Su modelo de clasificación por orden de importancia se basaba en las revistas científicas que sus padres leían y en las que colaboraban.

En estas revistas el artículo más importante es el más citado en otros artículos, es decir, para hablarlo en términos actuales: al que más páginas linkean desde otras páginas, porque sin los links todo esto no hubiese llegado a ser más que “un mero catálogo”. http://comeduc.blogspot.com.ar/2010/06/alessandro-baricco-los-barbaros.html

Y de esto se trata el posicionamiento SEO en Google: lograr que nuestra página, nuestro contenido obtenga la mayor cantidad de links posibles desde otras páginas, preferiblemente destacadas en el tema o rubro que nos interesa.

¿Cómo se logra este posicionamiento SEO en Google?

En la red están las herramientas, muchas gratuitas, algunas ofrecidas por el mismo Google: debemos usar las redes (Twitter y Facebook principalmente, aunque compartir por Google+ ayuda mucho al tan ansiado posicionamiento, tal vez porque es la red social de Google. Lo demás lo solucionan los especialistas en Marketing digital y, si se trata de campañas electorales, allí está el Marketing político, hay pruebas contundentes de que resulta.

Page y Bryn también lograron un nuevo verbo para nuestro idioma: buscar tomó la forma de googlear, y ahora el verbo buscar funciona como su sinónimo. https://es.wikipedia.org/wiki/Googlear.

Googlear y posicionar

Si hacemos bien la tarea, al googlear nuestro juego de palabras, veremos nuestra entrada en la primera página del buscador y, si la tarea la hacemos muy bien, en el primer lugar de la primera página: eso sí es un buen posicionamiento SEO. Si tenemos que googlear en la segunda página aún es aceptable, pero no existe posicionamiento SEO en Google que soporte una búsqueda más allá de la tercera página, a menos que quien googlee sea un muy serio investigador.

Larry y Sergey siguen siendo jóvenes (rondan los 43 años de edad) y no solo consiguieron lo que querían sino que no se conformaron con un juego de palabras para las búsquedas, y desde 2008 trataron de predecir qué es lo que el usuario quiere googlear, lo que los ha llevado a verse involucrados en problemas, no ya como jóvenes filántropos sino como líderes ambiciosos de una de las compañías más grandes del mundo.

Googlear y predecir

Una periodista británica, en diciembre de 2016 googleó en su celular “los judíos son…”. Frente a ella surgió algo inesperado, en su intento de predicción Google arrojaba racismo y discriminación. Carole Cadwalladr insistió: “¿Sucedió realmente el holocausto?”, el mejor posicionamiento SEO en Google fue: “Las 10 razones principales por las que el Holocausto no ocurrió” http://www.eldiario.es/theguardian/Google-democracia-verdad-busquedas-internet_0_588641360.html .

Esto llevó a Google a cambiar su algoritmo, no sin antes contestar con la excusa de la neutralidad en la red. Aunque la neutralidad de Google está en entredicho porque cuando la periodista googleó: ¿es Google rascista? La respuesta fue clara: “No. No lo es”.

Al igual que con la ‘posverdad’, esto no es nuevo, aunque hayan algoritmos de por medio hay personas detrás, y lo nuevo es la velocidad de propagación de una red que parece crecer de forma incontrolable. Hay que cuidar la neutralidad de la red, pero en la red como en la imprenta no hay neutralidad, ya que ambas “modifican el saber a su propia imagen”.

 

Estela Aganchul

Especialización en Comunicación Digital (Facultad de Periodismo y Comunicación Social. Universidad Nacional de la Plata en curso

https://www.facebook.com/estela.aganchul